viernes, 7 de junio de 2013

Aprende tu también.


Y va otra hoja arrancada del calendario, octubre a diciembre. Enero, febrero… junio… ¿y ahora qué? ya nada. Ya solo nos queda ir tachando día a día. Ver pasar las semanas, recordando aquellos meses entre abrazos, besos y conversaciones hasta altas horas de la noche. Ver pasar los años, recordando aquel primer cruce de miradas, aquellas pasadas sonrisas inocentes. Sonrisas con ganas de soñar, miradas que pedía a grito ser parte de la vida del otro, conversaciones sin sentido. Daba igual el tema. Lo importante era el simple hecho de hablar. Un “Hola, ¿cómo estás?” hasta un “Ya me tengo que ir”

Te das cuenta de que todo va cambiando o de que todo ya cambió cuando esa persona ya no aparece en esas fotos, cuando ese chat en el que antes se colapsaba ya no tiene absolutamente nada, cuando ya no ves en el móvil aquellas llamadas perdidas de las quedadas con ella en la que llegabas tarde por no saber que ponerte para gustarla.

Ya todo se perdió, nada significa nada. Un besos en la mejilla antes era mariposas en el estómago... ahora mil besos al día es como un cariño entre hermanos. Lo que antes un abrazo te era esas sensación de nerviosismo ahora es abrazo lleno de amistad. Lo que antes era un “Hola amor” que te sacaba la sonrisa más grande que una persona podía sacarte, ahora es un “Hola” y este mismo “Hola” es el que se te hace insignificante, ya que no pides más. No quieres más nada, porque así eres feliz. Tanto tú como ella.

El destino no os quiso juntos. Pero si quiso que juntos supierais que era el amar de verdad.

No llores por aquello que terminó. Sonríe por aquello que sucedió. Eso hace ella. Y créeme a aprendido a ser feliz.

jueves, 23 de mayo de 2013

Mi última nota.

Nunca le dejes. El nunca te dejó a ti.

Ya era la hora. Estaba muy nerviosa, demasiado diría yo. No podía morderme las uñas ya que no me lo permitía la última capa de brillo que le dieron a mi manicura. Tampoco es que yo tuviese esa costumbre.
me observé en el espejo. un último vistazo antes de salir al escenario. ya comenzaba a escuchar silbidos  aplausos y lo que es peor... escuchar al director decir mi nombre ante el micrófono.
salí y me senté; no escuchaba nada, absolutamente nada. cerré los ojos y comencé a tocar. al inicio de la melodía se comenzaba a abrir el telón. Nerviosa. Ya era tarde. Ya solo podía seguir con los ojos cerrados hasta finalizar mi actuación. Aquellas notas, esa melodía... tantos años y aún, como muchos de mis espectadores, me era increíble el hecho de saber el cómo me era posible tocar de esa manera. como expresar mi rabia, mi paz, mi tranquilidad... incluso mis sentimientos más profundos a través del piano.
Lágrima tras lágrima caen por mi mejilla, resbalando por mi cuello y cayendo en las teclas.
Estaba apenada. Sabía que esta sería mi última melodía. Ya no quedaba tiempo, por no decir nada. Poco a poco una presión profunda fue invadiendo mi cuerpo. Dejándome acabar mis últimas notas. Siento mi cuerpo caer, lo último que escucho son los aplausos. y lo último que ven mis ojos son los colores de los focos ocultándose tras el cierre del telón.

      Y ahí llegó mi vida a su fin. En un fa#

miércoles, 8 de mayo de 2013

Hola a tod@s.


Donde las historias comienzan...
Un mundo de imaginación.
nunca os conté el origen de este blog nuevo. digamos que tenía otro antiguo pero... digamos que nunca viene nada mal cambiar de blog. ¿no cambiais de forma de vistir, hablar, casa? para mi, cambiar de blog es como cambiar una forma más de vida. y eso he hecho. aquí únicamente leereis mis pequeños relatos. mis ideas hacia el mundo y pues no se, mis ideas, planes, mi música. que para mi esta en mi mundo.
bueno. ya que os cuento esto también quería daros una dirección sobre un blog. uno de los mejores blog que he leido hasta ahora.
Donde las historias comienzan.
"Bienvenidos a mi blog, en el que iré poniendo, tanto las historias que vaya escribiendo, como recomendaciones de libros de los que he sacado ideas para comenzar a escribir. Espero que os guste y que lo disfrutéis. :)"
Pues aqui esta. una vez leida su presentación... pues como ella dice "Espero que lo disfruteis" y también os sea de gran agrado para vuestro nivel de lectura.

viernes, 3 de mayo de 2013

Empecemos desde cero.


Ya hemos sufrido lo que nos tocaba sufrir hasta el momento, ambos sabemos que en esta vida nos toca sufrir muchísimo más, que nacemos sufriendo y moriremos sufriendo, eso ya lo sabemos, mejor dicho, lo tenemos más que sabido, te propongo un reto, que me prometas que: olvidarás los sufrimientos que te cause, olvida todos los obtaculos que se te pusieron en el camino de tu felicidad, olvida a las personas que te controlaban, olvida los insultos, las advertencias que te hacían justamente antes de cruzar tus metas. OLVIDA todo el dolor que te ha causado hasta ahora la vida y yo te prometo, que olvidaré mis sufrimientos que me causaste, olvidaré el miedo a vivir, el miedo a ser descubierta, traicionada... olvidaré los puñetazos que tiene mi corazón, olvidaré todos mis sufrimientos, olvidaré todo lo malo que me ha pasado hasta día de hoy, Pero... hay una una cosa que no vamos a poder nunca prometer, olvidarnos el uno al otro.
Después de proponernos este reto juntos, te propongo algo nuevo, algo especial, algo raro para algunos y hermoso para otros, algo ingnorante para algunos y a la vez importante para muchos otros.
Te propongo una de las cosas más importantes que puedo proponerle a alguien en mi vida...
Te propongo que comencemos de nuevo, desde el principio, desde 0, desde el primer momento que nuestras miradas se cruzaron.
Te propongo a repetir nuestra historia desde 0, pero esta vez que dure para toda la vida, te propongo que empezemos otra vez con nuestras miradas, nuestras risas, nuestros momentos, nuestras fotos, nuestras locuras, nuestros disimulos, nuestros abrazos, nuestros mimos, nuestro todo. Nunca es tarde para empezar desde 0, Siempre es tarde para arrepentirse, pero nunca para empezar desde cero.
Para que nadie nos critique, (¿y qué si lo hacen?)
Te quiero, eres mi razón de vivir, te necesito como el respirar, porque cada vez que me faltas mi vida, mi momento.. pierde su sentido.
No espero el momento perfecto, hay muchisimos momentos junto a ti que puedo hacerlos perfectos, si estás a mi lado

miércoles, 1 de mayo de 2013

Te echo de menos.



Esta mañana cuando abrí los ojos… ya no estabas. Ya no estabas cogiéndome de la mano para no dejarme ir. No estabas tocándome el pelo, dejándomelo alocado. No estaba tu olor en la almohada. Ni el sonido de tu respiración fuerte. Ni los besos de cada mañana. Ni esos “deja que siga sonando” refiriéndote a nuestro despertador. Ya no estaba tu ropa tirada en el suelo junto a la mía. Ya las sábanas no cubrían dos cuerpos enamorados. Ya solo uno.
Ya me asomo a nuestro espejo. Ese mismo en el que te gustaba nuestra imagen. Ya solo estoy yo. ¿Dónde estás?
Ya no están tus notas de cada mañana “he salido no tardo” esas notas en las que mentías, porque siempre tardabas. Te distraías con el periódico, te apetecía comprar el desayuno, te gustaba hacerme esperar. O tan solo me despertaba temprano y ansiaba verte.
Pasan las horas, los días, semanas que se hacen meses. Llega el año. Y sigues sin estar.
Sigo yendo a esos lugares, esos en los que nos soltábamos “Te quiero” cada dos por tres. Esos lugares en los que nadie, absolutamente nadie nos veía.
Se perdió todo. Nuestros planes de futuro. Los hijos que queríamos tener, sus nombres, donde queríamos vivir, como me despertarías cada mañana. No teníamos ni la cuarta parte de nuestro futuro planeado y ya éramos felices. Felices con tan solo pensar en un “siempre” entre nosotros.­­­­­
Absolutamente todo se perdió desde aquél día… desde aquél accidente. Todo cambió.

sábado, 27 de abril de 2013

La vida es un parchís.


Aquí me encuentro. no se si en el final de todo lo que llevo recorrido, o quizás en el principio de todo lo que me queda aún por recorrer.
Pensaba que la vida era echarla a suertes; como un dado. si me toca el tres avanzar tres casillas. si me toca el seis avanzar seis casillas y volver a tirar. Pensaba que la vida era decidida. decidida por mi. Pero resultó ser que no. Resultó ser que la vida no tienes que decidirla tu, sino tu propio destino.
También pensaba que el destino tenía decidida tu vida. Y la tiene. pero para llegar a tu meta.. te hace pasar por miles de indecisiones.
esas indecisiones a veces nos pueden confundir muchísimo. Pero... siempre, por muy mal que nos sintamos... siempre encontraremos nuestra recompensa.
La vida no es una oca "de oca a oca y tiro porque me toca" no. La vida es un parchís  Tirar el dado, avanzar el numero de casillas que te ha tocado, pero siempre teniendo en cuenta como van tus otras mismas fichas de tu color. saber cuales han salido, cuales han llegado a su meta, cuales tienen la típica casilla compartida y cuales han sido eliminadas del juego para empezar de nuevo la jugada.
Esa ultima ficha somos nosotros. podemos avanzar, matar, lograr, y para todo esto salir. Pero... siempre es posible que nos maten.
Pero hay una regla: si te matan vuelves a empezar desde el principio.
Así es como encuentro mi vida, como un parchís. que no se como va a empezar, con cuantas oportunidades, cuantos logros y cuantos "vuelve a empezar"
solo se que la suerte siempre estará de mi parte.
solo recuerdalo; La vida es un parchís.